El Chef: La Receta de la Felicidad

Cuando vas a ver una película sobre cocina, hay que tener claro que, en mi opinión, tiene que gustarte el mundo de la gastronomía para disfrutar al cien por cien de la propuesta. Esta cinta trata la historia de un cocinero llamado Jacky Bonnot (Michaël Young), apasionado de la alta cocina tradicional, que sueña con la guía Michelín, pero al que su precaria situación económica le hace aceptar cualquier trabajo. Un día se cruzará en su camino Alexandre Lagarde Jean Reno), un reputado chef “tres estrellas” que se está viendo abocado al ostracismo, ya que la dirección de su restaurante quiere apostar por la “cocina molecular” y él está sumido en una crisis creativa. Juntos conseguirán cada uno su objetivo.

La cocina francesa pasa por ser la mejor cultura gastronómica del mundo, así era sin duda, actualmente creo que la cocina española es la que más ha sabido acercarse a ese mundo que en la película se llama “cocina molecular” y del que todo el mundo sabe que su mayor exponente es Ferrán Adriá.

Jean Reno demuestra estar dotado tanto para la acción , como para la comedia y que pasa por ser uno de los mejores actores que ha tenido el cine francés a lo largo de su historia, como contrapunto el cómico Michaël Young está soberbio en su papel de ayudante histérico que sigue la receta del maestro a rajatabla y se las sabe todas de memoria , cada uno es un extremo de una cuerda que consiguen mantener unida durante todo el metraje. Como curiosidad para España, Santiago Segura hace un cameo interpretando a un cocinero español experto en “cocina molecular” que va a ayudar al dúo. El personaje que ha construido el actor español, es una parodia al chef catalán Adríá, pero sin llegar a la imitación. En la versión original que nos mostraron, habla tanto en castellano como en francés, haciendo recurrentes bromas a los cocineros patrios devotos de la corriente de Ferrán.

A nivel de creación está muy bien montada, ha conseguido mostrarnos un mundo que en Francia ha generado hasta suicidios (Bernard Louiseu lo hizo en el año 2003 al rumorearse que podía perder alguna de las tres estrellas que poseía). Allí la famosa guía es una religión y cada año puede ser una auténtica fiesta o una profunda decepción. En la película, Reno lucha por conservar sus tres estrellas, pero lo que es más importante, lucha por conservarlas manteniendo su esencia. Una de las cosas que más me han gustado de esta propuesta como cocinero que soy, es que ellos luchan por sus objetivos pero conservando su sello, porque la esencia de un cocinero es lo que le da la vida a sus creaciones, si se pierde mejor que te retires.

Si en el puente que se acerca queréis ir a ver una película divertida, desenfadada y pasar un rato agradable , aparte de salir con la sensación de haber aprovechado la entrada (que bastante cara está), está película es una muy buena elección que continúa demostrando el buen camino que lleva el cine del país vecino.

Esta es una noticia de nuestros colaboradores de:

Publicado el diciembre 12, 2012 en Cine. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: