La Teoría del Big Bang (y Penny)

Es imposible que yo sea imposible, de lo contrario, yo no existiría, pero si podría ser improbable.”  Dr. Sheldon Cooper.

The Big Bang Theory suele causar, a primera vista, la impresión de ser una sitcom más dentro de la oferta televisiva. Pero la verdad es que dista mucho de ser una más.

Me atrevo a decir que es una serie que adolece de su propio formato. Esa sitcom de 21 minutos, con risas enlatadas, reparto coral, decorados que se pueden contar con los dedos de la mano y en general, tres tramas por episodio, la principal, la secundaria y una tercera que funciona como chiste largo.

Es un formato demasiado encorsetado para que la serie pueda respirar y evolucionar en el tiempo. Una gran parte del público se echa para atrás con las risas de archivo. Por muchos decorados que se sigan añadiendo, cuando aumenta el presupuesto, la puesta en escena siempre tiende a la teatralidad y eso siempre resta opciones. El reparto amplio suele tener el inconveniente de que, una vez se consigue el éxito, la marcha de alguno de sus actores desbarata la química del conjunto (véase el caso de Dos hombres y medio).

La estructura de tres tramas siempre es una buena opción, pues con ella te aseguras que todos los actores sin peso en la historia principal aparezcan. Esto es algo que viene por contrato, aparecer y tener dialogo. Pero debe haber detrás un gran equipo de guionistas para que todas estas tramas encajen y mantengan el mismo interés. Hay innumerables sitcom cuya tercera trama, que por lo general consta de dos a cuatro escenas, son mejores que la principal y eso es algo a evitar a toda costa.


Bien, pues lo bueno que tiene ésta serie es que ha conseguido romper las cadenas narrativas que la contienen. Tanto, que ha llegado a ser un fenómeno televisivo como hacía tiempo que no se veía. Puede que desde Friends no hayamos asistido a una sitcom en la que sus actores sustentaran el resto de sus carreras.

Big Bang es una superviviente. Hace tiempo que le hemos perdonado las risas de cartón. Ha superado el hecho de que uno de sus personajes, Sheldon Cooper, se coma a todos los demás en cuanto a protagonismo, interpretación y admiradores. También a que su reparto inicial no se haya visto modificado por abandono de algún integrante a lo largo de las temporadas. Por que aunque sea Sheldon el que más brille, no hay que menospreciar a los demás.

Ha sobrevivido al URST (tensión sexual no resuelta) o lo que es lo mismo. Ha logrado juntar a Leonard y Penny hasta en dos ocasiones sin que por ello se haya visto afectado el interés. En gran parte se debe a que juegan con las rupturas y los reencuentros o meten a terceros amantes en liza. Pero también se debe a que el reparto ha llegado a ser tan coral, que el hecho de que uno de ellos logre conquistar a la chica, permite que otros abran nuevos URST y viceversa. Las posibilidades son grandes y su función un éxito.

Todos ellos y ellas, claro, están impresionantes en sus papeles. Ha sabido añadir con acierto personajes de tercer rango (que no tercera fila) para darles más profundidad a los seis principales. Las madres (o padres) de cada uno actúan a modo de némesis y explican en buena medida las rarezas y patologías que sufren en la edad adulta.

Ha expandido sus decorados de actuación primarios, hasta sumar un número muy considerable. Podemos contar, llegada la quinta temporada, hasta un total de diecinueve distintos, usados a menudo. Eso demuestra el enorme éxito que está teniendo, pues todo eso cuesta una considerable cantidad de dinero y refleja, por otro lado, el potencial de los personajes. Éstos, cada nuevo capítulo, se ven sometidos a la pregunta “¿Qué pasaría si…?” y son transportados a una nueva situación y/o decorado para que veamos cómo se desenvuelven.


La serie además se basa en un guión cuidadísimo y muy asesorada. Cuidado, porque no hay una palabra que sobre. Se dice exactamente lo que se quiere decir o insinuar y juega con los silencios mucho más que cualquier otra sitcom, pues ellos se lo pueden permitir, su audiencia es una audiencia inteligente, que comprende a la primera. Y asesorada, porque establece un quid pro quocon los espectadores a través de sus bromas más cultas y científicas (ya sea Star Trek o La Teoria de Cuerdas).

En este intercambio, ellos nos ofrecen una serie de chistes que, a primera lectura, entendemos y nos hacen gracia, aunque quede un sustrato que no lleguemos a pillar. Y por eso muchos de nosotros nos hemos acercado, ya sea a través de la wikipedia u otras vías de información, hacia esas teorías que asustan por complejas, para entender con mayor profundidad lo que nos dicen. Así, cuanto más aprendemos, más gracia nos causa y viceversa.

Es posible que, como sitcom sin risas pregrabadas y con una puesta en escena más a loRockefeller Plaza oModern Family,hubiese salido ganando e incluso llegado a otros segmentos de audiencia, pero por superar eso y todas las reposiciones y maltratos a los que se ve sometida en los canales que se emite (TNT y NEOX) ésta está entre las series más recomendables actualmente.

No os diré que no os perdáis ningún capitulo, os diré que no os perdáis ningún capitulo aunque lo hayáis visto mil veces. Las demás series pueden esperar.

Esta es una noticia de nuestros colaborades de:

Publicado el octubre 20, 2012 en Series. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: